Nuevo Informe de Desarrollo Sostenible Europeo 2021

París, 14 de diciembre de 2021 – La Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN), SDSN Europa y el Instituto de Política Ambiental Europea (IEEP) han publicado hoy la tercera edición del Informe sobre el Desarrollo Sostenible en Europa 2021, un informe independiente sobre el progreso de la Unión Europea (UE), sus Estados miembros y otros países europeos hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El Informe sobre el Desarrollo Sostenible en Europa 2021 forma parte de un serie de Informes sobre el Desarrollo Sostenible (SDR, por sus siglas in inglés) elaborada por la red SDSN. Estos informes hacen un seguimiento, nacional, regional y local, del progreso de los ODS en el mundo desde 2015. Se basa en una metodología revisada por pares y auditada estadísticamente, e incluye perfiles de países de la UE, sus Estados miembros y los países europeos asociados, incluidos por primera vez este año los países candidatos a la UE (Albania, la República de Macedonia del Norte, Montenegro, Serbia y Turquía), así como Bosnia y Herzegovina. La edición de este año incluye capítulos sobre «El Pacto Verde Europeo, la recuperación de la UE y los ODS» y sobre «La transformación de los sistemas alimentarios y de la tierra para alcanzar los ODS».


Descargar el informe

Visualización de datos en web interactiva

El informe se publica en un momento en que el número de casos de COVID-19 vuelve a subir vertiginosamente en Europa y la aparición de nuevas variantes hace que la situación sanitaria y la recuperación económica sean inciertas. Acabar con la pandemia de COVID-19 en todas partes es un requisito para restaurar y acelerar el progreso de los ODS en Europa y en el mundo. Tal como se subraya en el ODS 17 (Alianzas para los Objetivos), Europa debe seguir trabajando con las Naciones Unidas, el G20, el G7 y otros socios clave para acelerar la distribución de vacunas en todas partes, movilizar recursos financieros y abordar la falta de espacio fiscal para financiar los gastos de emergencia y los planes de recuperación en los países de ingresos bajos y medios.

Guillaume Lafortune, Vicepresidente de la SDSN y autor principal del informe, afirma que “La pandemia de COVID-19 es un revés para el desarrollo sostenible en la UE y en el resto del mundo. Sin embargo, los fuertes estabilizadores automáticos y las políticas deliberadas para proteger la economía y a las personas ayudaron a mitigar los impactos de la COVID-19 sobre los ODS en la UE en comparación con la mayoría de las otras regiones del mundo. Acabar con la pandemia de COVID-19 en todas partes es la prioridad número uno para restaurar el progreso de los ODS en la UE y en el mundo. Los ODS y el Acuerdo de París reflejan los valores de Europa y deben seguir siendo la guía para las políticas internas de la UE y la acción internacional.»

En vista de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los ODS de 2023, la UE debe impulsar objetivos de desarrollo a largo plazo y desempeñar un papel de liderazgo a nivel internacional para restablecer el progreso de los ODS.

Adolf Kloke-Lesch, copresidente de SDSN Europa y coautor del informe, subraya: “La UE cuenta con instrumentos legislativos y políticos ya establecidos, o en preparación, para abordar la mayoría de los retos de los ODS, pero aún no tiene claro cómo piensa alcanzarlos. Un enfoque integrado de los ODS debe centrarse en tres grandes ámbitos: las prioridades internas (incluida la aplicación del Pacto Verde Europeo), la diplomacia y la cooperación al desarrollo y, por último, los impactos indirectos internacionales que pueden socavar la capacidad de otros países para alcanzar los ODS. La UE debe liderar la diplomacia multilateral del Pacto Verde y de los ODS, incluso con China y África.»

España se clasifica en el puesto 22 (de 34 países) en el Índice ODS para Europa 2021, con un puntaje de 68,5 sobre 100.


El nuevo informe de la SDSN y IEEP muestra que hay graves impactos negativos ambientales y sociales generados por el consumo de bienes y servicios en la UE que deben resolverse para realizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para garantizar la legitimidad internacional, la UE debe hacer frente a los impactos indirectos internacionales negativos (“spillovers”). España se clasifica en el puesto 16 (de 34 países) en el Ranking de Spillovers ODS para Europa 2021, con un puntaje de 64,23 sobre 100.

La pandemia de COVID-19: un revés para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero los ODS deben seguir siendo la pauta en la UE y a nivel internacional.

Por primera vez desde la adopción de los ODS en 2015, el puntaje medio del índice de los ODS en la UE no aumentó en 2020; de hecho, disminuyó ligeramente, principalmente por el impacto negativo de la pandemia en la esperanza de vida, la pobreza y el desempleo. A pesar de los llamamientos a reducir las ambiciones de los ODS y de las tensiones geopolíticas, los ODS siguen siendo el único marco integrado para el desarrollo económico, social y medioambiental adoptado por todos los Estados miembros de la ONU.

El índice de los ODS en los países de la UE27 ha disminuido ligeramente en 2020 por primera vez desde la adopción de los ODS en 2015 debido a COVID-19.


Europa se enfrenta a sus mayores retos en materia de ODS en los ámbitos de la alimentación y la agricultura sostenibles, el clima y la biodiversidad (ODS 2, 12 15), en el fortalecimiento de la convergencia de los niveles de vida en sus países y regiones, y necesita acelerar el progreso en muchos objetivos. Finlandia encabeza el índice de ODS 2021 de los países europeos (y de todo el mundo), ya que se vio menos afectada por la pandemia de COVID-19 que la mayoría de los demás países de la UE. Le siguen dos países también del norte de Europa: Suecia y Dinamarca. Los países candidatos a la UE obtienen resultados muy inferiores a la media de la UE, pero estaban progresando antes de que brotara la pandemia. Los ODS proporcionan un marco útil para el diálogo constructivo y los intercambios entre la UE y los países candidatos de los Balcanes Occidentales.

El consumo de bienes y servicios en la UE provoca deforestación e impactos ambientales en el extranjero. La tolerancia con las normas laborales deficientes en las cadenas de suministro internacionales puede perjudicar a los pobres, especialmente a las mujeres, de muchos países en desarrollo. Calculamos, por ejemplo, que las importaciones de productos textiles en la UE están relacionadas con 375 accidentes laborales mortales (y 21.000 no mortales) cada año en el mundo. A través de las importaciones, por ejemplo de cemento y acero, Europa genera emisiones de CO2 en otras partes del mundo, como África, Asia-Pacífico y América Latina. Mientras que las emisiones nacionales de CO2 han disminuido en la UE durante muchos años, las emisiones de CO2 emitidas en el extranjero para satisfacer el consumo de la UE (las llamadas emisiones de CO2 importadas) han aumentado en 2018, a un ritmo más rápido que el PIB.

La propuesta de un mecanismo de ajuste de las emisiones de carbono en las fronteras (CBAM, por sus siglas en inglés), y otros mecanismos de ajuste y cláusulas espejo, así como el nuevo Reglamento de Debida Diligencia, pueden ayudar a abordar y controlar las fugas de carbono y otros impactos adversos incorporados en las cadenas de suministro insostenibles. Sin embargo, deben ir acompañados de una mayor cooperación técnica y apoyo financiero para acelerar el progreso de los ODS en los países productores, incluidos los países en desarrollo, para evitar la trampa «proteccionista». La UE también debe hacer un seguimiento sistemático de estos efectos indirectos a nivel de la Unión, de los Estados miembros y de la industria, y evaluar el impacto de las políticas europeas en otros países y en el Patrimonio Mundial.


Cuatro medidas para reforzar el liderazgo de la UE en vista de la Cumbre de la ONU sobre los ODS de 2023.

El informe hace recomendaciones prácticas a los dirigentes de la UE para reforzar la aplicación de los ODS y la presentación de informes y enviar un mensaje contundente a la comunidad internacional sobre el compromiso de la UE con la consecución de los ODS frente a la pandemia del COVID 19:

  1. Publicar una declaración política conjunta emitida por los tres pilares de la gobernanza de la UE -el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea- en la que se reafirme su firme compromiso con la Agenda 2030 en respuesta a la pandemia de COVID 19 y sus consecuencias, y el compromiso de dar un nuevo impulso a la realización de los ODS.
  2. Preparar una comunicación emitida por la Comisión Europea que aclare cómo pretende la UE alcanzar los ODS, incluyendo metas, calendarios y hojas de ruta. Esta Comunicación podría actualizarse periódicamente. También podría mostrar dónde las políticas existentes deben ser más ambiciosas y dónde se requieren políticas adicionales.
  3. Establecer un nuevo mecanismo o renovar el mandato de la Plataforma Multilateral para un compromiso estructurado con la sociedad civil y los científicos sobre las políticas y el seguimiento de los ODS.
  4. Preparar un Informe Nacional Voluntario a nivel de la UE antes de la Cumbre de los ODS en septiembre de 2023 en las Naciones Unidas, que cubra las prioridades internas, así como la diplomacia, y las acciones internacionales para restaurar y proteger los Bienes Comunes Globales y abordar los impactos indirectos internacionales.

Otras conclusiones:

● El Índice actualizado de «No dejar a nadie atrás» para los países europeos hace un seguimiento de las desigualdades dentro de los países: en los ingresos, el acceso a los servicios y las oportunidades. Los países que encabezan el Índice ODS también encabezan el Índice «No dejar a nadie atrás», lo que indica que el desarrollo sostenible y la reducción de las desigualdades son objetivos que se refuerzan mutuamente. En este índice España se sitúa en el puesto 16 (de 34 países) con una puntuación de 73,26 sobre 100.

● Se necesitan más esfuerzos para reforzar la convergencia de los niveles de vida en los países europeos. El ODS 9 (Industria, Innovación e Infraestructura) es el objetivo con la mayor dispersión en el rendimiento en Europa, con muchos países europeos con un rendimiento muy bueno (tablero «verde») pero también muchos con un rendimiento muy pobre (tablero «rojo»).
● El Marco Financiero Plurianual, NextGenEU y el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia proporcionan potencia financiera para acelerar la transformación de la UE durante el período 2021-2027. Sin embargo, las directrices proporcionadas a los estados miembros para preparar sus Planes Nacionales de Recuperación y Resiliencia no incluyen ninguna referencia a los ODS. Un reto importante será garantizar que la suma de los planes nacionales de recuperación se traduzca en transformaciones coherentes y ambiciosas de los ODS en toda la UE, incluida la transformación de los sistemas energéticos y alimentarios/de la tierra.
● En un contexto en que los estados miembros tendrán una mayor autonomía para decidir sobre las actividades subvencionables en el marco de la nueva Política Agrícola Común, sin objetivos obligatorios ni criterios claros de evaluación del rendimiento, existe un alto riesgo de que los esfuerzos nacionales no sean lo suficientemente ambiciosos como para cumplir conjuntamente los objetivos de la UE en materia de clima y biodiversidad. Si bien la estrategia «De la Granja a la Mesa» es la primera estrategia holística del sistema alimentario, se echan en falta objetivos cuantitativos claros para seguir los avances desde el punto de vista de la transformación de los alimentos y el consumo.


Acerca de SDSN Europa
Creada en 2020, SDSN Europa moviliza y coordina el conocimiento y la ciencia a través de las redes de SDSN en apoyo de una recuperación europea sostenible y resiliente. Con diez redes nacionales y regionales de universidades y centros de conocimiento en la UE, y más de 360 organizaciones miembros en todo el continente, SDSN está en una posición idónea para proporcionar el desarrollo de políticas basadas en la evidencia en Europa.

Acerca del IEEP
El Instituto de Política Ambiental Europea (IEEP) es un grupo de reflexión sobre la sostenibilidad con sede en Bruselas. Nuestro equipo de profesionales de la política, compuesto por economistas, científicos y juristas, trabaja con las instituciones de la UE, los organismos internacionales, el mundo académico, la sociedad civil y la industria, y produce investigaciones basadas en pruebas y conocimientos políticos. Nuestro trabajo abarca nueve áreas de investigación y cubre tanto cuestiones políticas a corto plazo como estudios estratégicos a largo plazo. Como organización sin ánimo de lucro con más de 40 años de experiencia, estamos comprometidos con el avance de la política de sostenibilidad impulsada por el impacto en toda la UE y en el mundo.

Para más información sobre este trabajo:
Maëlle Voil – Directora de Comunicación de París, SDSN
maelle.voil@unsdsn.org

  • REDS es el capítulo en España de la red global de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN, por sus siglas en inglés).